En una encuesta realizada por la revista Times se pregunt a un buen nmero de crticos por las obras de literatura ms grandes del milenio pasado. Conociendo el resultado, hice la misma pregunta a unos amigos, tomando una cerveza en una trattoria romana despus de dar un paseo por Piazza Navona. No s si fue el influjo italiano, o la inspiracin que nos brind la birra, pero todos coincidan con los crticos en coronar, en el primer o segundo lugar, a la Divina Comedia de Dante Alighieri.

Parece difcil negar la importancia de esta obra en la cultura occidental. Por ejemplo, en estos dos meses que llevo viviendo en Roma, he descubierto que este clsico se usa como hilo conductor para la enseanza de la Lengua y la Literatura en los Liceos italianos. Dividida en tres partes, el libro nos gua a travs de un viaje sobrenatural que explora las opciones para el destino ltimo del alma humana: el infierno, el purgatorio y el cielo, esto es, las realidades ltimas segn la doctrina de la Iglesia, tambin conocidos como los Novsimos o Postrimeras.

La aventura de Dante comienza a los 35 aos, en la mitad de su vida, cuando se encuentra perdido en una selva oscura rodeado de tres bestias. Esta situacin simboliza la confusin y el pecado en la vida del hombre. Dante es rescatado por el poeta romano Virgilio, quien se ofrece a guiarlo a travs de los reinos de ultratumba. Con la gua del poeta, Dante muestra la necesidad de un acompaante en la bsqueda de la verdad y del camino de salvacin.

Inician juntos su viaje comenzando por el Infierno, la primera parte de la obra. Lo describe como un lugar desolado, sombro, donde los pecadores sufren las consecuencias de sus malas acciones en la Tierra. Est organizado en nueve crculos, cada uno reservado para diferentes tipos de pecados. La traicin es lo ms grave. Por eso Judas Iscariote se encuentra en lo ms profundo, junto a Lucifer. Aqu, Dante experimenta la relacin directa entre los pecados en la Tierra y las penas en el infierno, lo que resulta pedaggico para entender la justicia divina y las consecuencias de nuestra libertad mal empleada.

En el Purgatorio, los pecadores deben pagar las penas temporales de las faltas que cometieron en sus vidas, para purificar sus almas antes de acceder al Paraso. El autor dibuja este lugar como un monte sagrado, imagen de la lucha contra los vicios. Las almas primero reconocen y, despus lamentan sus faltas. Impresiona el pasaje donde los pecadores llevan escritos en sus frentes los pecados que deben expiar. Durante esta etapa, Dante aprende que la fe, la esperanza y el amor son el camino de purificacin, las virtudes que lo guiarn hacia Dios.

Finalmente, asciende al Paraso y alcanza la visin beatfica, es decir, la contemplacin de Dios cara a cara. Aqu todo es gozo, fraternidad y caridad; plenitud. Adems, los santos y las almas bienaventuradas lo reciben con alegra. En este punto, el autor se encuentra con figuras importantes de la Iglesia como Santo Toms de Aquino o San Buenaventura. A travs de las conversaciones con estos personajes, Dante explora temas teolgicos y espirituales, hasta alcanzar el verdadero entendimiento de la fe, la esperanza y el amor.

Con todo, la crudeza y belleza de la Divina Comedia nos invita a reflexionar sobre nuestra existencia, nuestras acciones, nuestra fe. Sin embargo, las realidades ltimas por las que Dante viaja nos resultan hoy demasiado lejanas. Para algunos son irrelevantes, para otros simplemente inexistentes. En una sociedad alejada de Dios, la enseanza de los Novsimos parece compleja. Incluso se han vuelto temas cada vez menos tratados en la predicacin y en la vida de la Iglesia. Pero entonces, surge la paradoja: Si no tenemos conciencia de lo que hay tras la muerte, para qu esforzarse durante la vida? Si no sabemos dnde se dirige todo nuestro empeo, por qu luchar?

Es cierto que la comprensin de la vida despus de la muerte y del juicio divino se ha debilitado, y muchos han perdido de vista la dimensin trascendente de la existencia humana. Esto representa un desafo. Sin embargo, sigue existiendo una cierta conciencia de la continuidad de la vida despus de la muerte. A cualquiera que se le pregunte dnde quisiera habitar al fin de sus das contesta que prefiere acabar en el Paraso, jugando un partido de ftbol infinito donde siempre gana su equipo, o en una comida con amigos con sobremesa eterna.

Como faro para llegar a buen puerto tenemos la obra de Dante, que sigue siendo hoy un recordatorio valioso, una bella reflexin sobre las realidades ltimas. A travs de su viaje, el autor nos muestra cmo estas realidades no son lejanas, sino que estn intrnsecamente relacionadas con nuestra vida. La disminucin en el conocimiento de los Novsimos en la poca contempornea debera motivar a los creyentes a renovar sus esfuerzos de repasar y dar a conocer estas verdades fundamentales. Porque, si algo nos recuerda la Divina Comedia, es que nuestra vida tiene un propsito ms all de lo terreno. En este mes de noviembre, donde la Iglesia nos anima a considerar los Novsimos, tenemos la ocasin perfecta para abordar este desafo. A travs de la oracin, los sacramentos y el ejercicio de la caridad, mostramos al mundo la verdad del cristianismo. Los esfuerzos de hoy preparan el camino para el descanso de maana en la contemplacin cara a cara del “Amor que mueve el sol y las estrellas.

Dante y lo que nos espera despus de la muerte – Ramn Fernndez Aparicio